Pintura Corporal en los indígenas

La Pintura Corporal Indígena (pintura del cuerpo y cara por nativos) es altamente desarrollada entre las tribu del Xingu. Se nota cómo su cabello esta tintado rojo con una pasta hecha de las semillas del árbol achiote (urucum). Un tinte negro se hace de la fruta del árbol del huito (genipapo). El diseño de la mariposa es un tema común en el Xingu y los diseños abstractos de la mariposa con cola de golondrina se pueden ver en su cara y pecho. La pintura femenina del cuerpo es también ubicua en la región de Xingu con las mujeres y las muchachas que adornan comúnmente sus cuerpos con los varios pigmentos y tintes naturales.

El arte corporal nace en las civilizaciones antiguas, en nuestras etnias indígenas, como en sociedades tribales de Australia, África y toda la América, han conservado el hecho de dibujar y pintar el cuerpo con líneas y formas como cultura, a veces como decoración e ideal de belleza, a veces como un proceso ritualista, buscando un equilibrio entre la naturaleza, la belleza y el universo. Pero el arte corporal no sólo es pintura; en nuestro tiempo se consideran también el tatuaje, los piercings, las laceraciones del cuerpo humano expuestas a resistencias físicas dolorosas; el mismo mundo del fashion con sus maquillajes y peinados sofisticados, son aspectos de este tipo de disciplina artística.
En Venezuela existe en las culturas indígenas pintura corporal. Esta exprecion se extiende por todo el continente en una variedad de diseños donde la pintura en el cuerpo se hace por ritual, adorno y tradiciones que exaltan ideas y valores.