Ante el “alto riesgo de reiteración delictiva y de fuga fueron” puestos en prisión, agregó la jueza y señaló que hay algunos querellados, como el presidente cesado Carles Puigdemont, que no atendieron a la citación, reseñó teleSUR en su portal web.

Lamela señaló en su documento de 19 páginas que el poder adquisitivo de los consejeros cesados les permite abandonar fácilmente el país y sobrevivir en el extranjero por lo que consideró pertinente la medida cautelar.

Recordó que algunos acusados ya se desplazaron a otros países y eludieron las responsabilidades penales en las que pudieran haber incurrido, esto en referencia a Puigdemont y otros cuatro consejeros que permanecen en Bruselas.

Consideró su decisión “adecuada, razonable y proporcionada” y acordó prisión sin fianza para el exvicepresidente Junqueras, y los consejeros Jordi Turull, Josep Rull, Meritxell Borrás, Joaquim Forn, Raúl Romeva, Carles Mundó y Dolors Bassa.

El único que podrá eludir esta medida cautelar será el exresponsable de la Empresa de la Generalitat, Santi Vila, para quien se fijó una fianza de 50.000 euros (58.292,5 dólares estadounidenses), aunque de momento entrará a prisión.

La condena por delito de rebelión alcanza los 25 años, la sedición acarrea 15 años de cárcel y ocho años por delito de malversación de fondos, que puede elevarse a 10 en caso de que se produzca falseamiento de la contabilidad.

El auto de la jueza añadió que la acción del Gobierno catalán, cesado el 27 de octubre, fue “medida y perfectamente preparada y organizada” y que durante más de dos años incumplió las resoluciones del Tribunal Constitucional en “pro de la independencia”.

 

VTV.-