Creyentes celebran cada 26 de diciembre el Día de San Esteban

Agencia

El día de San Esteban conmemora al protomártir (primer mártir) del cristianismo. En los Hechos de los Apóstoles, libro del Nuevo Testamento, se relata su muerte. Formó parte del grupo de siete diáconos (ayudantes de los apóstoles) encargados de distribuir los alimentos y apoyar a los pobres. Luego de Cristo es el primero en dar su vida por la prédica del evangelio. La tradición cristiana, desde los mismos evangelios, ha relacionado el martirio de Esteban con el de Jesús. Por tal motivo la fecha de su celebración, al día siguiente de Navidad, no es arbitraria. Al igual que Jesús, su muerte fue promovida por las autoridades religiosas, acusándolo de quebrantar la Torá (la ley de Moisés). No tuvo temor en defender el credo cristiano, y argumentó que las mismas autoridades religiosas quebrantaban la Torá. Expulsado de las murallas de Jerusalén, fue ejecutado cruelmente mediante una lapidación colectiva. Entre los que condenaron a Esteban estaba el rabino Pablo de Tarso, antes de su conversión a la fe cristiana y ser conocido como el Apóstol San Pablo. Aunque oficialmente se celebra cada 26 de diciembre, popularmente en algunas localidades españolas se celebra el 3 de agosto y en otras de Latinoamérica durante los primeros días de enero.

San Esteban – Datos  y Frases Célebres

  • Aunque Esteban era de origen judío, tenía un nombre griego Στέφανος   (Estéfanos), que significa coronado. Esto se debe a que era un judío de la comunidad helenizada, nombre que se le dio a la diáspora que asumió elementos de la cultura griega. Aunque la mayoría de los primeros cristianos eran helenistas, en Jerusalén sufrían discriminación por parte de los que conservaban las prácticas judías. Para defender los derechos de esta comunidad los apóstoles eligieron a Esteban, entre otros.

  • San Esteban es muy importante para la congregación de los misioneros Claretianos. Para San Antonio María Claret, su fundador, San Esteban fue una figura clave en momentos importantes de su vida. Era el patrón de Sallent de Llobregat-Cataluña (España), ciudad donde nació Claret. Fue justamente durante una fiesta de Sant Esteve (en catalán) que le tocó al catalán ofrecer su primer sermón, una vez éste ordenado presbítero. Incluso en su autobiografía menciona que logró la victoria sobre la tentación de la castidad influenciado por la figura del protomártir. Cuando lo ordenaron diácono, por la carga simbólica de Esteban con este ministerio –ya que fue uno de los primeros 7 diáconos de la Iglesia- comprendió que la compañía del Santo era un modelo de identificación vocacional, que lo guiaba continuamente a continuar su lucha contra el mal.

  • Lo arrastraron fuera de la ciudad y se pusieron a apedrearlo. Los testigos habían dejado los mantos a los pies de un muchacho llamado Saulo. Mientras lo apedreaban, Esteban invocó:  – Señor Jesús, recibe mi espíritu. Y arrodillado, gritó con voz potente:  – Señor, no les tengas en cuenta este pecado. Y dicho esto, murió (Hechos 7, 58-60).

  • Además de los servicios caritativos, san Esteban desempeña también una tarea de evangelización entre sus compatriotas, los así llamados “helenistas”. En efecto, san Lucas insiste en que, “lleno de gracia y de poder” (Hechos 6, 8), presenta en el nombre de Jesús una nueva interpretación de Moisés y de la misma Ley de Dios, relee el Antiguo Testamento a la luz del anuncio de la muerte y la resurrección de Jesús. Esta relectura del Antiguo Testamento, una relectura cristológica, provoca las reacciones de los judíos, que interpretan sus palabras como una blasfemia (Hechos 6, 11-14). Por este motivo es condenado a la lapidación. Y san Lucas nos transmite el último discurso del santo, una síntesis de su predicación  – Papa Benedicto XVI, Audiencia, Vaticano, 10/01/2007.

  • El perdón es una decisión, no un sentimiento, porque cuando perdonamos no sentimos más la ofensa, no sentimos más rencor. Perdona, que perdonando tendrás en paz tu alma y la tendrá el que te haya ofendido  –  Madre Teresa de Calcuta (1910-1997), India.

San Esteban – Eventos Importantes y Cosas Para Hacer

  • La celebración es muy colorida en San Esteban Catarina, poblado en San Vicente-El Salvador. Además de una procesión y la misa solemne, la fiesta se caracteriza por las tradiciones locales: las melcochas (dulces a base de caña de azúcar) y los globos gigantes. Otra fiesta salvadoreña conocida es la de: San Esteban-Tepecoyo.

  • Las fiestas patronales de Sant Esteve (en catalán) son muy populares en Cataluña el 3 de agosto. Son tradiciones regionales: los geganters (procesión de gigantes, que homenajean a personajes famosos de la antigüedad o leyendas populares); las bandas de grallers, (el graller es un instrumento de viento familia de la Gaita navarra); y los canelones (rellenos de pollo, ternera o cerdo o mixtos, y gratinados con queso). Algunas localidades que puedes visitar son: Vilaseca, Sallent, Bagà, Santa María de Palautordera.

  • En Sumamao, población ubicada en Santiago del Estero-Argentina, la fiesta cumple más de un siglo. Es tradicional la Corrida de los Indios, consiste en que jinetes persiguen a participantes. En vísperas, a partir del 21 de diciembre, se lleva en procesión a la imagen del Santo por varios pueblos del departamento (Villa Silípica) y finalmente regresa a la localidad el día de su fiesta.

  • Una fiesta de San Sebastián famosa en España es la de Arguedas (villa en Navarra), se celebra entre el 2 y 10 de agosto (la fiesta principal es el 3). La celebración se caracteriza por tradiciones locales: el disparo del cohete que anuncia el inicio de las fiestas; las txarangas (Charangas o pasacalles: bandas de músicos con instrumentos de percusión y gaitas navarras); los habitantes se visten de blanco con pañoletas rojas en el cuello (un traje similar al usado en los sanfermines). El programa además incluye un festival de música y vino. Otras fiestas se celebran en: Mocejón, Valencia, Toledo –el 3 de agosto- (Bargas, Los Cerralbos); Sevilla; Islas Baleares y toda la región de Cataluña.

  • Un templo de veneración a San Esteban es la basílica de San Lorenzo Extramuros en Roma-Italia (del año 380), donde se encuentran parte de las reliquias del Santo (encontradas alrededor del siglo V, de las más antiguas de la Iglesia).